2019-2020

SERIE SHÖKA

Del proyecto SOMOS LO QUE SOMOS, PORQUE OTROS FUERON LO QUE FUERON.

SHÖKA

 

De cuerda en euskera.

De la cuerda que rozó mi cuello.

De la que mató a mi bisabuelo.

De esas, las que nos atan.

ARTE TEXIL. TAPICES CUERDA YUTE, CORDÓN DE ALGODÓN Y TUBO PLÁSTICO REALIZADOS MEDIANTE LA TÉCNICA DEL MACRAMÉ. EN PROCESO PRODUCTIVO.

Shöka es una serie muy especial, la primera.

Inspirada en el suicidio por ahorcamiento de mi bisabuelo y en aquella cuerda que al rozar mi cuello hizo que mi vida cambiara. 

 

Desde niña los pensamientos de suicidio han sido constantes en mi psique. El dar un final traumático a mi vida me ha despertado curiosidad, también miedo.  Un sentimiento profundo, quizás incluso algo morboso y un tanto dramático que un día descubrí no era mío.  

 

La historia de la cuerda, es un bonito relato, pero sobre todo una experiencia que me hizo entender muchas cosas. Me hizo comprender porqué el día que me intervinieron de un cáncer de tiroides se “olvidaron “la cuerda dentro, en mi cuello, siendo necesaria la repetición de la intervención para borrar las huellas que aquel “error “médico dejaría. También porqué cada año desde aquel día, sufriría de vértigos (baile del ahorcado) en las mismas fechas. 

 

Descubrí que mi bisabuelo se había arruinado y posteriormente ahorcado en el desván de su casa, algunas semanas más tarde al roce de la cuerda, tras la visita de mis tíos a mi nueva casa a la vuelta de sus vacaciones. 

 

Mi tía me traía un bonito collar, al colocarlo en mi cuello, este se rompió, volviendo a generarme una reacción física muy parecida a la de la cuerda. Horas más tardes, en la sobremesa, mi tía me contó la historia de mi bisabuelo, sin ella misma saber el “porque” me estaba hablando de aquello. 

 

Y es que, según la epigenética o el transgeneracional, los hechos traumáticos se graban en nuestro inconsciente familiar, siendo este quien se ocupe de darle salida. Para ello creará situaciones parecidas o incluso repetirá las mismas con el único fin de que esos sucesos dolorosos o traumáticos ocultos, sean conocidos y así ese trauma quede liberado. 

 

Esta sería mi primera experiencia para con el transgeneracional, a partir de aquel momento llegarían otras muchas, pero la primera siempre es la más especial y por ello surge Shöka, mi primer trabajo de arte textil en la que reconozco he descubierto el gran placer que supone anudar. 

 

Tapices y esculturas realizados en cuerda de yute, algodón y tubo plástico. Tejidos de manera instintiva, no existe un patrón.  Es sólo el contacto con la cuerda la que impone el orden del tramado o tejido, realizando este trabajo cómo si de una pintura abstracta se tratases. Cada pieza es única y el resultado estético que surge podría considerarse incluso étnico. 

 

Pero estas obras representan mucho más y nos hablan de esas ataduras invisibles que no nos permiten ser libres del todo, pero no solo a nivel personal o familiar. Shöka habla de nuestra sociedad, de los hechos traumáticos que se suceden en ella, traumas sociales de nuestro pasado, pero también de nuestro presente y de como estos se impondrán en nuestras vidas y en las venideras. Como el nudo o la cuerda del tapiz que atan y guían el sentido del tubo plástico, un material más actual a la cuerda y que pretende representar a las nuevas generaciones.

 

Shöka es la epigenética. Aspira a dar comprensión al hecho de que todos estamos unidos a los traumas sociales y familiares al mismo tiempo, atados los unos con los otros, generaciones y generaciones, y cómo la respuesta a los acontecimientos sociales, familiares o personales que vivieron nuestros padres, abuelos o bisabuelos van a ser heredados por nosotros y a sí a nuestras futuras generaciones impidiéndonos actuar libremente, aunque creamos que así lo hacemos. 

 

Acompañan a estos tapices otros trabajos de fotografía y pintura abstracta dónde la cuerda sigue siendo la principal protagonista,  un material  totalmente necesario e imprescindible para poder trasmitir a través de la obra  artística estas teorías que van más allá de nuestro consciente, y hacernos entender que nuestras vidas van unidas a las vidas de nuestros antecesores, y la de estos, a la de los suyos y así constantemente… 

 

Convirtiéndonos en un todo, en un único, porque todos somos lo que somos, porque otros fueron lo que fueron…. 

FOTOGRAFÍA EN BLANCO Y NEGRO 

  • Facebook
  • Instagram
  • Icono negro LinkedIn
© 2012-2020 Natalia Cambronero Nieto