Un viejo desván. Una cuerda que roza mi cuello. Ahí comienza todo.

© 2012-2019 Natalia Cambronero Nieto